Lo que no digo en Twitter - Peliculas Gay

Novedades

Peliculas Gay

Todo sobre peliculas gay, lesbicas, trans, bisexuales y queer.

Post Top Ad

Necesitamos de tu ayuda para poder seguir en línea. ¡Dona! --->

Post Top Ad

febrero 17, 2010

Lo que no digo en Twitter


Hoy el día amaneció un poco nublado, lo que indica que el día no se perfila tan caluroso como era de esperar. No me desperté cansado, anoche me acosté temprano, estaba muy cansado y tenía ese maldito sentimiento de soledad que a veces me ataca. Por experiencia se que dormir a veces es el único escape de esa fea y fría dama llamada soledad.

Tontamente creí que hoy el metro estaría más vacío por debido a que ayer fue martes de carnaval y mucha gente no ha retornado a Caracas. Lo que pasa es que en realidad no mucha gente salio de Caracas en estos días festivos, lo que es raro porque el vergüenzolano no puede ver dos piedras porque ya busca una lata para hacer un sancocho.

No veo a personas bronceadas, ni muy alegres que digamos, lo que me confirma que no hubo mucho que celebrar, o por lo menos no hubo dinero para hacerlo. Hubiese sido bueno ir a la casa de la playa, antes de que el dictador la expropie. Todo el esfuerzo de una vida en manos de unos sátrapas. Pero no es el momento de pensar en eso.

Salgo del vagón y un encuestador del metro me dice que si tengo unos minutos para responderle unas preguntas sobre la calidad del servicio. No me dan buena vibra los encuestadores, y menos si son del gobierno, así que le digo que ahora no tengo tiempo.

Llega el metro que va en dirección contraria y sale un tropel de personas que obviamente casi me empujan para ganarme el acceso a la escalera mecánica. Los dejo pasar, los animales en estampida son peligrosos. Quedo detrás de un chico de esos como me gustan a mi. Cuando bajo la mirada observo que lleva unos jeans hasta la rodilla algo ajustados. Dejaban ver unas hermosas piernas (aunque lampiñas) casi pornográficas, pero no las pude fotografiar ya que en la posición que estaba se iba a dar cuenta.

Llegué a la oficina sin novedad. Y la mañana la continué así. Botando papeles inservibles que tenían la pinta de llevar años en una gaveta. Un idiota rompió el swich del baño de hombres que está mas cercano a mi oficina, por lo que tengo que recorrer todo el piso hasta el otro extremo para ir al otro baño. Quizás para tener sexo casual pueda servir un baño sin luz, pero para orinar, definitivamente no.

Al final de la mañana fue que pude ver al chico lindo. Parece que no fue para la playa. Por unos segundos (que parecieron minutos) me imaginé como se debe ver con ropa playera y como se debe ver sin ninguna ropa, jejejejeje. Que patético, ahora me parezco a Ally McBeal, con alucinaciones y todo (ojala fuera flaco como ella). Cuando me encuentre a Gloria Gaynor en mi ducha cantando "I will survive", voy al psiquiatra.

Salgo finalmente a comer. Como siempre, voy despacito, y hoy más porque el sol no está fuerte. Después de sortear a los mamarrachos que se creen con el derecho de atropellarlo a uno aporque ellos van en carro y uno a pié, llego a la plaza Altamira. Subiendo siento que alguien me observa. Volteo a mi derecha y a lo lejos hay dos individuos sentados en uno de banquitos de la plaza. Me observan y al ver que yo los observo uno de ellos levanta el brazo para saludarme efusivamente. “Oh oh, yo a esos tipos no los conozco”, pienso. Solo hay 3 posibilidades y 2 opciones. Posibilidad 1: Si los conozco pero no los reconocí. Posibilidad 2: Son unos malandros (maleantes) que quieren cogerme, robarme y tirarme en una alcantarilla (lo del sexo parece buena idea, pero lo de que me roben, maten y echen en una alcantarilla, NO). Posibilidad 3: Son asiduos lectores de este blog que me han cachado como el propio conejo por dar tanto detalle de lo que hago todos los días (entro en pánico). Solo tengo dos opciones entonces. Opción 1: Salgo corriendo (descartada debido a mi condición física). Opción 2: Me hago el loco y sigo como si nada (¡bingo!).

Llego al restaurante pero aun con cierto sustico. Hoy hay muchas cosas ricas en el menú. No se, pero me debato entre el Atun a la Menier con puré y vegetales y unos Vermicellis a la Matrichiana. Ganan los carbohidratos (si Teo, ya se que debo comer mas proteínas y menos carbohidratos, pero hoy los necesitaba). Entra una mujer que se parece a Royalito (royalito es un personaje gordo y tembloroso hecho de Gelatina que promociona la gelatina royal). Recuerdo por que no debo comer pastas, no quiero terminar así. Pero ya es muy tarde, ya los pedí.

Absorto en mis solitarios pensamientos, me doy cuenta de un grupo de mujeres que están en una mesa detrás de mí. Se quejaban aireadamente sobre el jugo de melón. Le dijeron al mesonero que se los llevara y les trajeran refrescos. Lo que no saben estas tierruas es que el jugo viene incluido en el menú por lo que los refrescos se los van a cobrar aparte, así que no hacen nada gritando y quejándose como si fueran las reinas del arroz con pollo. Quizás lo que ganen es que le escupan la comida y se froten el pipí con las escalopinas que acaban de pedir.

Salgo del restaurante rumbo al trabajo. Cabe decir que con cierto temor, no vaya a ser víctima de una alevosa emboscada. Con ya casi 4 años de vida del blog, me he ganado unos cuantos enemigos. Gracias a Dios que la mayoría de mis enemigos y trolls son extraterritoriales. Afortunadamente la plaza luce tranquila. Aunque no observé mucho porque me distrajo las piernas de dos chicos futbolistas que pasaban a mi lado. Uno algo grande (alto, y un pelo musculoso, no sean mal pensados) y otro tipo carnet (bajito y flaquito como un niño haitiano). Otra vez tuve un momento Ally McBeal imaginando algunas cochinaditas.

Regreso al trabajo. No se por que las tardes son tan tediosas. Imagino que tiene que ver algo el proceso digestivo y el aire acondicionado.

A la hora de salir salgo disparado de mi oficina. Igual tengo que esperar en los ascensores, por el racionamiento de electricidad solo dejan funcionando 3 ascensores de los 6 que tiene la torre. Que ladilla, todavía la gente me mira como gallina que mira sal.

Asombrosamente en el metro no hay mucha gente, aunque están los animales de siempre. Hora de mi frustrachera. Las personas de otros países no se deben imaginar lo que es vivir es este muladar de país. Me monto siempre en el primer vagón o en el último, generalmente son a los que se medio puede entrar. En esos vagones están los asientos especiales para ancianos, personas discapacitadas y mujeres embarazadas. Se supone que los que no entramos (todavía) en esas categorías no debemos hacer uso de esos asientos. Al entrar en el vagón me doy cuenta que las sillas están ocupadas por una manada de animales. Gordas negras, sudadas y hediondas, obreros coños de su madre, carajitos que hacen los que les da la gana bajo la mirada complaciente de los animales que los parieron, y cualquier otra clase de animal que se dedica a joder lo que queda de este pobre país. Un país sin futuro ni esperanzas.

Solo basta salir a la calle para terminar con mal humor. Entre pensamiento y pensamiento me doy cuenta que estoy mirando fijamente a un chamo que está en la siguiente puerta del vagón. Me doy cuenta que el se dio cuenta de que lo estoy viendo. Tragame tierra. El baja la mirada y sonríe, imagino que vio mi cara de terror. Diox, que vergüenza y que linda sonrisa tiene. Y el pantalón de ejercicio que tiene no deja mucho a la imaginación. Menos mal que me toca bajarme en la próxima estación...

Sigo hacia mi casa cruzando el centro comercial mientas destilo mi frustrachera y pensando en que algunos merecemos un futuro mejor...

3 comentarios:

  1. jajajaja me rio siempre que leo tus escritos estan muy buenos tenemos cosas en comun tambien me encanta ver a chicos en el metro aunque te digo algo aqui en valencia los tipos son mas bellos pero hechones y creidos
    tambien tenemos en comun el hecho d que nos preocupa engordar puedes creer que he aumentado 8kg desde diciembre hasta aca ahora peso 78kg eso es un horror bueno pero que se hace ese es el precio que uno paga por comer bien rico
    bueno que la pases bien y no le amargues tanto no les pares tanto a la gente y vive mas tranquilo
    NOTA: los chamos que te saludaron el la plaza seguro pusieron a funcionar su radar gay y se dieron ncuenta de que tu eras parte de ellos y querian hacer un trio contigo jajajajaja

    ResponderEliminar
  2. Hola Kaike!

    No creo que haya sido ningún gaydar porque mi tecnología gay es stealth, soy indetectable, jejejejeje. No soy amanerado, ni fashion, ni nada de eso. Soy bastante normal. Simplemente me gustan los chicos.

    Gracias por visitarme y leerme. Te mando un abrazote.

    ResponderEliminar
  3. Otra cosa en común tampoco soy amanerado y en los 20 años de vida que tengo he aprendido que se gay no significa botar plumas por doquier sencillamente me gustan los hombres y listo y las pocas personas que saben de mi sexualidad entraron en shock cuando se los dije porque nadie se lo imaginaba y ellos me han guardado el secreto espero que tu también me lo guardes jajajaja

    ResponderEliminar

Post Top Ad

IMPORTANTE: Si tienes alguna duda o pregunta sobre el funcionamiento del blog (acortadores de link, reproductores de video, etc.) no dudes en visitar la sección de ayuda haciendo clic aqui