Lo que no digo en twitter - Peliculas Gay

Novedades

Post Top Ad

Necesitamos de tu ayuda para poder seguir en línea. ¡Dona! --->

Post Top Ad

febrero 08, 2010

Lo que no digo en twitter

Chico del Metro (detalle de los bracitos que se gastaba y si, era bien alto)

Hoy se me hizo tarde. Quizás me tomé más tiempo en la ducha del que debí. Salgo a toda prisa a enfrentarme con el infiernito que es el metro en las mañanas. Mientras estoy camino a la salida del conjunto residencial, veo salir a un chico lindo del ultimo de los edificios. Siempre me lo consigo a esta hora cuando voy saliendo. Nunca lo puedo alcanzar lo suficiente como para tomarle una foto.

Llego al metro y está el tropel de bastardos de todos los días. Empujan, se colean, como si fuesen a recortar mucho tiempo. Pero no se puede esperar nada más de ´los habitantes de un país que ven con indiferencia como su país es invadido por hordas extrajeras de un país que solo es un cadáver putrefacto y nido de comunistas.

Entro al vagón y hay una señora en silla de ruedas. No tiene piernas. Me admiro de la fortaleza que tienen algunas personas para sobrellevar las cosas. No es una mujer triste, ni con cara de sufrimiento. Está leyendo el periódico. De pronto le dice a una mujer que la acompañaba que le alcance un libro que tiene en el bolsillo trasero de la silla de ruedas. "De que se ríe Dios" se llama el libro. No se de que se reirá, pero estoy seguro que de ella no es.

Abandono el vagón rumbo al trabajo. Delante de mi veo a una secretaria de la compañía. Siempre va con la cabeza en alto y una actitud desafiante, altiva. Alguna vez fue la secretaria del presidente de la compañía, ahora es solo una más del montón. Me recuerda que en la vida muchas veces estamos arriba, pero eso puede cambiar rápidamente. Hay que aprender a ser humildes.

La mañana transcurre con tranquilidad. Revisando algo me di cuenta de que la están cagando. Averiguo y los mas afectados ya lo saben, y lo saben desde hace tiempo. Pienso: "¿Y por que demonios no hiciste nada para resolverlo?". Pero opto por quedarme callado, no es el momento ni la forma de poner las cosas en orden. Todo a su tiempo.

Salgo a almorzar. Atravieso la plaza altamira rumbo al sitio donde suelo comer. Se llama F... (no se los voy a poner tan fácil). Hoy hay muchas cosas ricas, pero opto por el atún al ajillo con arroz al perejil y vegetales salteados. Esta bien rico. Al salir del restaurante veo sentado en un pequeño muro de piedras a un chico. Me llama la atención porque lleva camisa morada y pantalones rosados. Observo como se bucea descaradamente a todos los hombres que le pasan por el frente. Es bastante joven y no se por que me produce una inmensa lástima verlo ahí, es que luce tan indefenso. Gracias a Dios está en un municipio tranquilo en donde no creo que nadie lo vaya a molestar. Solo espero que no está chanceando porque nada bueno puede salir de eso.

Regreso a la oficina. El sueño me embarga. No tomo café negro, para mi eso es agua de coleto. Solo puedo ir halando las horas hasta que sea momento de partir. Llega la Gerente de Recursos Humanos a decirme que mañana viene la primera persona que tengo que entrevistar. Diox, no lo esperaba. ¿Que le voy a preguntar? Después recuerdo que tengo más material del que quisiera ya que he ido a decenas de entrevistas y siempre son las mismas preguntas. A ver como sale todo mañana, necesito personal para empezar a revisar.

Al rato viene un chico a traerme un requerimiento que había pedido. Odio cuando me tratan de usted, y menos cuando la persona no me lleva muchos años. Me hace sentir viejo. Es moreno y alto y cabe decir que nada feo. Pero no me da tiempo de pensar nada más, cuando son cuestiones de trabajo me paso el switch. Hablamos un rato. Al despedirse me doy cuenta que lleva frenos en los dientes. ¿He mencionado que los tipo con frenos me parecen tiernos? Cosas de loco.

Hora de salir, a enfrentarme con la marabunta tierrua que carcome este país. Cuando por fin entro al vagón observo que de pié a mi lado hay un chico muy lindo (si, otro chico, a quién voy a ver a las viejas?) Moreno, cabello negro como el azabache, linda cara y lindos brazos. La chemise blanca marcaba su pecho. Se abre la puerta y entran como 10 gordas cebilluas y sudadas y me empujan hasta un rincón. Quisiera tener el poder de Jean Gray en XMAN-3 para desintegrarlas a todas. Gordas hediondas.


Salgo del vagón rezando para que el chico lindo salga también en mi estación. Deseo cumplido. Ahora si voy a poder fotografiarlo. Logré sacarle dos fotos, no muy buenas, pero lo suficientes para saber de lo que hablo. Atravieso el centro comercial (pista, no es el milleniun mall, pero hay otro centro comercial pegado a una estación de metro).

Coño, acabo de recordar que tengo que comprar pan. Respiro hondo, pero el universo conspira a mi favor. No está el chico de la panadería, gracias a dios porque no tenía mucho efectivo. Sigo camino a mi casa a escribir este mini-tonto relato del día y a darme cuenta de que mis días se parecen mucho unos a los otros...

2 comentarios:

  1. No son tan iguales, me gusta leerte todos los días en realidad... Por cierto me parto la cabeza tratando de descubrir que significa sebillua...

    ResponderEliminar
  2. jejejeje, cebilluo es:

    Cebilluo
    Sig:
    -persona insignificante , grotesca, de poca originalidad.

    -desaseado, cochino, asqueroso.

    y es bueno saber que me leen, porque muy pocos me comentan. Malvados.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Post Top Ad

IMPORTANTE: Si tienes alguna duda o pregunta sobre el funcionamiento del blog (acortadores de link, reproductores de video, etc.) no dudes en visitar la sección de ayuda haciendo clic aqui