Lo que no digo en Twitter - Peliculas Gay

Novedades

Peliculas Gay

Todo sobre peliculas gay, lesbicas, trans, bisexuales y queer.

Post Top Ad

Necesitamos de tu ayuda para poder seguir en línea. ¡Dona! --->

Post Top Ad

febrero 02, 2010

Lo que no digo en Twitter

Plaza Francia de Altamira con el cerro Ávila al fondo

Dios, hoy si me levanté molido. ¿Quién se ganara un Kino para no tener que trabajar más? Pero cuando toca, toca. Espero que el bañito de agua tibia me recupere un poquito (Nota mental: Espero que Teo no se enoje porque no ahorro electricidad y contribuyo con el calentamiento global…).

Mieeerda, que cola. Abortada la idea del taxi. En días como este le doy gracias a dios por no tener automóvil. La cara de desesperación de las personas da gracia. Lo que no me gusta es que me tiren el carro cuando voy pasando por mi rayado peatonal. Y lo más triste de todo es que es para avanzar escasos 50 cms. Maldito país.

Hay días en que el camino de mi casa al metro se hace interminable. Wacala, un tipo ve con ojos de vidriosa lujuria unas piernas con celulitis encima de la celulitis, varices en las varices, pantorrilla partida y apariencia aceitosa. Diox, y después dicen que nosotros los gays somos unos enfermos…

Y el desfile de animales continúa. A pesar de haber una cola (si, como en todo país comunista y mediocre, aquí hay que hacer cola para todo, excepto para que nos maten), siempre viene algún vivo que corre y se coloca adelante justo cuando las puertas de metro abren. ¿Qué hay gente que tiene media hora y hasta mas esperando para montarse? No les importa, la miseria del venezolano no conoce límites. Creo que nos toco lo peor del mestizaje.

En la estación siguiente la puerta se abre y entra un escuincle de unos 8 años empujando a todo el mundo (incluyéndome). Veo al padre con una gran sonrisa y me pregunto si costará mucho enseñarles a los hijos a pedir permiso. Cada día me convenzo más de que este es un país sin esperanza. Aunque un pequeño atisbo de esperanza se ve a lo lejos: un niñito de unos 4 años o menos estornuda pero antes se tapa la boca pacerlo. Es increíble como una buena educación puede formar a un ser humano de valor.

Una estación antes de mi destino entra un chamo evidentemente amanerado. Imagino que este debe ser uno de esos que le preguntan por el Chat: ¿eres serio?, y dicen que si. Y después, sorpresa, sorpresa, el pobre que lo invita se encuentra frente a frente con una versión criolla y tercermundista de Lady Gaga. Gracias a Dios que tengo mi “Contador GAYger” a toda capacidad, no se como una persona que utilice “fabuloso” y “darling” en un mismo párrafo puede decir que es seria. Y no puedo creer que haya un idiota que se lo crea. Solo me queda cerrar los ojos, sonreír y carcajearme para mis adentros...

Hay días en que detesto los vidrios espejados del metro. No me gusta verme en el espejo, porque sencillamente no me siento como me veo. En definitiva, ese no soy yo. Quisiera tener esa facilidad que tienen algunos de no asumir su fealdad. ¿Autoestima? Quizás, pero hay que ser bien idiota para no darse cuenta del nivel de belleza que cada quién tiene. Lo más arrecho es que cuando las personas se describen, nunca lo hacen como realmente son, sino como se ven ellos mismos. Me vuelvo a ver en el espejo y llego a la determinación que debo hacer dieta, o morir en el intento. Coño, me gustaría ser como los vampiros que no se reflejan en los espejos... …No, la pinga, no me vaya a parecer al vampiro con leucemia de Edward Cullen.

Mi mente se dispersa y empiezo a pensar en Jacob Black. Diox, como harán para tener sexo los licantropos si son tan calientes como un radiador. Por Taylor yo me mandaría a forrar todo con teflón. Pienso en muchas otras cosas, pero no son aptas para esta hora. Gracias a dios que la chusma enardecida me hace dar cuenta que he llegado a mi destino.

Coño, ahora es el camino del metro al trabajo el que se hace interminable. Oye, quizás la idea que tengo de los viejos (menor no lo digo mucho porque pronto seré uno de ellos) no es del todo cierta. Un tipo como de unos cuarenta y tantos, con shores y franela pasa a mi lado rumbo hacia el parque del este (supongo). Mejores piernas no puede tener, cuerpo durito y no es nada feo, hasta las canas de sientan bien… …mejor sigo mi camino antes de que llegue mas tarde.

Mañana tranquila. Lo malo de no contar aun con personal es que eso no importa a la hora de que se presenten los peos. Hoy me toca resolver uno de ellos. La sangre en mis colmillos me hace recordar el dulce sabor de una auditoria. Me contengo. Ya no soy el que va tras la presa, ahora soy el que manda a la gente a ir tras ella. Necesito urgentemente el personal. Necesito dos auditores internos, preferiblemente que hayan trabajado en firmas, gays o bi y que se parezcan a Taylor Lautner, jajajajaja. No, mentira, bromeo (con los dos últimos requisitos, pero que necesito dos auditores es verdad).

Voy a repartir unos cuantos coñazos en algunos departamentos. Ajaaaaa, este chamo trabaja en este departamento. Pues si, el chamo lindo, que siempre está lindo (no se como hace el condenao). Diox, me pone nervioso. Detesto que me ponga nervioso una cara bonita, unos ojos bonitos, una sonrisa bonita y un cuerpo bonito. Yo tan grande y tan pendejo, ¡coño! Me toca poner mi cara de cañón, gracias a dios que cargo mi disfraz de gerente. Por eso es conveniente cargar siempre una armadura, lo ayuda a uno a vivir.

Al final me toco ponerme rudo, pero extrañamente no me afecto. Hace algún tiempo me hubiese estallado la cabeza del enojo. Creo que he aprendido a llevar la vida con calma. Ya es suficiente que me tengan arrechera como para buscarme más males por mi mismo. A nadie le gusta que revisen su trabajo y menos que le digan que la está cagando. ¿Qué se pensará esta igualada, que está hablando con el novio de ella o su marido? Voy a tener que implementar el terror hasta que esta gente agarre el carril.

Foto del guaraira siguiendo su camino


Que ladilla, hoy me sale comer solo. Emprendo mi camino hacia el restaurante. Cerca de la plaza Altamira observo un guaraira hablando con un heladero. Ambos se ríen. El guaraira no era de aquí. Solo alguien de otro país podría andar tan despreocupado en una de las ciudades mas violentas del mundo. (Nota a los lectores: guaraira es un individuo con dreds, camisa de colores, shores o pescadores, sandalias o cholas, bolso o mapire, hediondo, fumador de hierba y su principal trabajo es filosofar sobre la vida y ser supervisor de nubes). Se despiden y el guaraira emprende su camino rumbo al Ávila.

Hoy la plaza está llena de gente. Creo que estos pocos metros cuadrados es lo más noble que pude ofrecer esta ciudad. Parece que no existiera el comunismo, ni la violencia, ni la pobreza. Se ve como el país que todos soñamos, queremos y merecemos…

El almuerzo está bueno, aunque acompañado hubiese estado mejor. Me gusta mucho este sitio porque la comida la hace un chef de verdad. Es un poco mas caro que los sitios donde come el perraje, pero vale la pena. No me gusta la comida de conserje, esa servida en bandejitas de aluminio y que sabe igual toda: a cilantro y ají dulce. La sopa sabe igual que la carne, que el pesacado, que la pasta y que la ensalada. Y si piden un jugo de parchita, también sabe a cilantro y ají dulce. Por eso cuando me tocaba viajar, terminaba comiendo en el hotel, conseguir comida buena en los pueblos (pueblo = cualquier ciudad que no sea Caracas) es realmente difícil.

(Si se preguntaban si todos mis trajes tienen rayitas, pos nop, pero si tengo muchos trajes con rayitas como los flux de los mafiosos de Chicago de los años 20. La mayoría son negros o azules). No se por qué pero me gustan mucho.


Emprendo mi camino de regreso al trabajo. Delante de mí caminan dos guirchas (mujer tierrua, de barrio) debatiendo sobre la fealdad de un sujeto (bueno, ellas no se han visto en un espejo). Una tiene un Blackberry. Me recuerda que tengo que cambiar de celular, pero ni loco me compro un Blackberry. Cualquier marginal o carajito echándosela de sonb tiene uno. Imagino que a ese teléfono le pasará como al perfume Jean Paul Gautier, que cuando las guirchas y demás tierruas empezaron a utilizarlo como colonia, las chamas dejaron usarlo. Que país tan patético este que el status en la sociedad viene determinado por el celular que poseas.

La tarde pasa con normalidad. He aprendido con el tiempo que aunque presiones mucho, la gente tienes dos manos, así que con el stress no se llega a nada. Las cosas se hacen cuando se pueden hacer. Me da tiempo de leer un capítulo de eclipse, pero fue mala idea hacerlo. Siempre que leo ese libro me deja un sensación de tristeza y melancolía. Se respira tanto amor en ese libro que algunos nos damos cuenta que hemos pasado la vida sobreviviendo con retazos y migajas de amor y lo más probable es que eso no cambie.

Emprendo mi camino hacia mi casa. Me hubiese gustado que alguien me estuviera esperando, o me hubiese gustado ir a esperar a alguien. En días como este me doy cuenta de lo vacía que está mi vida.

Hoy no pude resistirme al impulso de comprar pan. Lindo como siempre me atiende el chico de la panadería. Es extraño como alguien puede hacer que te pongas tan nervioso que te tiemblen las manos y sientas esa extraña sensación en la boca del estómago. Por lo menos voy a tener con quién soñar esta noche.

Bueno, y eso fue todo mi día de hoy. Creo que me pasé de ladilloso con lo largo, pero el que quiera leerlo, pos que lo lea, y el que no, que vea algún anime. Es curioso, pero un amigo me dijo una vez que un día nunca es igual a otro. Siempre hay algo diferente. Es verdad, y para darse cuenta solo se debe caminar despacio y observar las cosas que pasamos inadvertidas cuando vivimos la vida apresuradamente. Debo confesar que no le creía, quizás he cambiado un poco la forma de ver la vida. Pero no se asusten, no la he cambiado tanto para volverme una peluquera (loca, plumifera)…

6 comentarios:

  1. Pues si, nunca es igual. Yo pensé lo del traje de rayitas, pero bueno cada quien con lo suyo. Lo mio es un pantalón negro que se sale solo del gancho al despertarme, y a veces me toca decirle: No, hoy toca de azul, gestión de requerimientos pues, mañana negro, para poder decir con cara de ass: ¿Que estas haciendo con tu vida y con esa provisión? Saludos!

    P.S.: Si pagas 5 palos cuentas conmigo jajajajajajaAJAJAJAJAJAJA

    ResponderEliminar
  2. Jejejeje, bueno mi querido amigo, para aspirar un sueldo así, le toca rodar un poquito de más lápiz. Y bueno, si, tengo trajes así porque son serios, me parecen elegante y no tienen pinta de uniforme de pasante de INCE... Típico pantaloncito azul-Dorsay y pullover azul. O tipo cajero de cualquier institución bancaria...

    ResponderEliminar
  3. No bromeaba cuando dijiste que salio largo. Si salio. Y me encanta. Escribir es excelente desahogo (yo que te lo digo), y que lo hagas a esta hora es mucho mejor ya que te sacas toda la carga del día y te puedes ir a la cama con la mente un poco mas despejada. Hazlo mas seguido

    Un abrazote

    Teo

    ResponderEliminar
  4. bueno sigo tu diario, jaja, y si es increible todo de lo que uno se puede dar cuenta cuando ve la vida un poco más lento, realmente todo es diferente...,espero que estes bien y que sigas con el ejercicio...,saludos al chico del pan.... jaja

    ResponderEliminar
  5. Estoy segura que aún faltó más por escribir :D Ahora entiendo porque el título de Twitter jeje.

    Debe escribir así más seguido... me gusta mucho leer sus anécdotas (:

    Y siento que sus trajes estan muy de acuerdo con usted! Además las rayitas son bonitas! :D (no encontré una mejor palabra jaja)

    ResponderEliminar
  6. Juan Camilo: Trataré de darle tus saludos al chico del pan pero no creo que me atreva, jejejejejeje.

    Un abrazo!

    Anna: Uy, no me trates de usted que me hace sentir viejito, jejejejeje. Y espero seguir escribiendo seguido!

    ResponderEliminar

Post Top Ad

IMPORTANTE: Si tienes alguna duda o pregunta sobre el funcionamiento del blog (acortadores de link, reproductores de video, etc.) no dudes en visitar la sección de ayuda haciendo clic aqui