Lo más reciente

Quiérete, sé feliz.

Antes, cuando estaba gordo (si, GORDO, porque eso de “gordito” es como decirte “eres gordo, pero eres pana”) creía que mi vida mejoraría si adelgazaba. Creía podría vencer la timidez, que tendría mas amigos y la gente me amaría más. Pero después de haber perdido mas 1/3 de mi peso corporal y estar mas delgado de lo que nunca imaginé, me doy cuenta que todo eso que pensaba no era así.

No voy a negarlo, es muy chévere ponerte la ropa que siempre quisiste ponerte y que la tenías guardada para “cuando adelgazaras”. También es chévere no cansarte cuando caminas, dormir mejor y no sentir recurrentes dolores de cabeza a causa de presión arterial elevada. Pero en lo concerniente a las demás cosas, es igual, no hay diferencias.

Una vez hablando con mi mamá sobre emigrar le dije que quizás en otro país yo podría ser más feliz. Ella me dijo algo en lo que tiene mucha razón: “si eres infeliz aquí, te llevaras esa infelicidad al sitio donde vayas”. Es cierto. Igual pasa con tu peso, si no eres feliz siendo gordo, tampoco lo vas a ser cuando adelgaces. La felicidad esta en ti, no debes buscarla afuera, siempre está en ti.

Yo no soy feliz. Es más, soy profundamente infeliz. Siento un vacío tan grande en mi vida que no se como llenarlo. Al principio el blog llenaba un poco ese espacio, me hacía sentir cerca de la gente. Luego se convirtió en un campo de batalla, de insultos y malos deseos. Reconozco que muchas veces por mi culpa, por el poco aguante que tengo con la gente. Soy poco tolerante a las críticas y a cierto tipo de personalidades. Quizás mi error ha sido tratar de aguantar a esas personas que “químicamente” no soporto. También otro de mis múltiples defectos es hacerme ideas preconcebidas de las personas sin llegar a conocerlas. Si, conocerlas, tomarme un café con ellas (un agua en mi caso) y observar su tono de voz, su postura, su actitud, su forma de hablar y su real manera de pensar. Si algo he aprendido es que la percepción que podemos tener de una persona a través de una pantalla de computadora (o celular) es diferente a como esa personas es en realidad.

Quizás esa actitud “fashion”, superficial o inmadura que puede proyectar una persona por los tuits que hace, o lo que postea en su blog, en realidad no existe en la vida real. Pero por lo menos yo, siempre termino poniéndole una etiqueta y en la mayoría de los casos, decantando mi vida de esas personas que supuestamente “no soporto”.

¿Pero por qué? La raíz de todos mis problemas es el miedo (y generalmente es la raíz de todos los problemas de todo el mundo). El rato mas amargo de mi vida es aquel en que salgo de mi casa rumbo a encontrarme con alguien que no conozco. No se como explicarlo, es algo irracional (como todos los miedos). Quizás es comparable solo con el temor del primer día de clases o el primer día en un trabajo nuevo. Quizás es porque las veces que me he encontrado con alguien no me ha ido muy bien que digamos (excepto una, y es porque hablo casi todos los días con el).  Quizás ahora pienso: “por qué pasar tanta angustia para ver a alguien que quizás no verás más”, y me abstengo de salir. Quizás es que la apatía ya me ganó.

La clave para ser feliz, es la autoaceptación. Y no hablo de preferencia sexual solamente. La vida no gira en torno a la preferencia sexual, la vida es mas complicada. No somos gays a tiempo completo, somos hijos, hermanos, amigos, profesionales, ciudadanos, humanos. Debemos aprender a aceptarnos como somos, y después evolucionar hacia lo que anhelamos ser. Si eres un gordo feliz, serás un flaco feliz, pero si eres un gordo desdichado, serás el mas desdichado de los flacos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Peliculas Gay Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema: Bim. Con la tecnología de Blogger.