Lo más reciente

Llévale flores


Ana María bajó al aeropuerto apretando su ramo de rosas contra el pecho.

Había conocido a su chico, en persona., hacía por lo menos siete años. Un año después él se iba del país hacia Australia. Eran amigos ocasionales, pero ella le llevó rosas a su despedida y para él aquello fue alucinante. Al principio pensó que estaba marcado por ese gesto extraño de ana María, pero con el tiempo se dio cuenta de que aún en aquel país tan lejano, rodeado de nuevas chicas, no podía dejar de pensar en ella. Y se lo dijo, pero ella fue implacable: “Lo siento pero yo no estoy enamorada de ti”. Seis años después de muchas cartas y conversaciones aquella frase se volvería pura basura.

Todo ese tiempo se escribieron miles de cartas y loa últimos meses habían sido una verdadera locura. Desde que ella aceptara el hecho de que volvía a casa y lo primero que hacía era revisar su correo. Desde que hablarse diariamente se convirtió en un hábito y luego en una adicción.

Quedaron que él iría a visitarla, y sus conversaciones se volvieron cada vez más intensas. El motor de la vida de ambos era la ansiedad, eran las ganas de verse y de hacer el amor después de tantas palabras.

Pero una semana antes de que el aliviara la ansiedad, Miguel desapareció. No contestaba sus llamadas, ni sus mensajes, ni sus correos. No llegó el día que ella debía esperarlo aunque Ana María lo esperó más de 15 horas.

Tampoco llamó ni escribió. Nadie sabía de aquella historia así que si algo había pasado ella sería la última en enterarse.

Pasaron las peores dos semanas en la vida de Ana María hasta que se le ocurrió llamar a un teléfono que había anotado hacía 7 años en su agenda. Atendió una voz ajada, su madre, seguro. Le dijo con frialdad que Miguel había muerto de una sobredosis. Ella no había ido a verlo. “¿Para qué si ya está muerto?”.

25 horas después de montarse en el avión, Ana María dejaba un rastro de pétalos marchitos en las alfombras de un aeropuerto de Sydney. La ansiedad no se aliviaría en mucho tiempo pero al menos alguien le había llevado flores en su despedida.

Escrito por: Melissa Wolf
En: URBE Nº502

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Peliculas Gay Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema: Bim. Con la tecnología de Blogger.