Lo más reciente

2 papás gay, 12 hijos felices



Andrew, de 11 años de edad, se prepara para poner la mesa para la cena. Reparte 14 platos de papel como si estuvieran jugando a las cartas.

Marcus, de 5, se sube a un banco y anuncia: "Huele como panqueques".

Su hermano, Cooper, de 3 años de edad, replica, "Creo que huele a pollo".

"Huele como a Ambrose," dice Logan, de 7, escalando entre Cooper y su hermana Ambrose, que tiene 4. Ella mira a los chicos que ríen.

En realidad, huele a espaguetis. Una gran olla de salsa casera está burbujeando en la estufa.

Los seis niños más pequeños caben en el banquillo de 9 pies que se encuentra de largo a largo en un lado de la mesa. Andrew y los otros cuatros chicos mayores se sientan en sillas en el otro lado. Olivia, el bebé de la familia, está en una silla alta. Papi se sienta en un extremo, Papa en el otro.

Steven y Roger Ham están criando 12 niños, todos adoptados en hogares de guarda, en Arizona, uno de los lugares más inverosímiles para que dos hombres gays formen una familia.

En Arizona, dos hombres no pueden casarse ni adoptar hijos.

En 2008 el candidato a la presidencia de EE.UU., el senador por Arizona John McCain; quien con su esposa Cindy tiene una hija adoptiva, dijo que se oponía a que se permitiese a las personas homosexuales adoptar.

“Creo que hemos demostrado que ambos padres son importantes para el éxito de una familia, así que, no, no creo en la adopción gay", dijo McCain durante una aparición en Wisconsin.

Ese mismo año, Arizona aprobó la prohibición del matrimonio gay con un 56 por ciento de los votos.

Desde 1997, legisladores conservadores de Arizona han introducido media docena de proyectos de ley que impidan a las personas solteras; incluyendo a gays y lesbianas, se conviertan en padres de crianza o adopten niños al cuidado del estado, o moverían a las parejas casadas al tope de la lista de espera para adopciones. Esos intentos - una tan reciente como el año pasado - no lograron reunir los votos suficientes. Pero este año fue diferente. El 18 de abril, la gobernadora Jan Brewer firmó una ley que da preferencia a las parejas casadas en las adopciones estatales y privadas, con todos los criterios de igualdad de condiciones. Sin embargo, en 2009, la gobernadora dio a Steven y Roger Ham un premio por sus esfuerzos en mantener los hermanos juntos en hogares de guarda a través de la adopción.

"Como alguien que fue criada desde los 10 años por una madre viuda, soy muy consciente de que las personas solteras o divorciadas pueden ser padres maravillosos", dice Brewer. "Esta ley se limita a establecer el estado civil de los padres adoptivos, entre una multitud de factores a considerar cuando se da un niño."

Sin embargo, los que se oponen, sostienen que el matrimonio no es garantía de una familia estable y amorosa.

La Campaña de Derechos Humanos en Washington, DC, el mayor grupo de defensa de la igualdad gay, bisexual y transgénero, condenó el proyecto de ley de Arizona como discriminatoria.

Originalmente, en el proyecto de ley figura el estado civil como la consideración primordial en la adopción, tanto en la adopción privada como en la que se encuentra al cuidado del estado. Pero los funcionarios de la Alianza de Acción de los Niños, un grupo de defensa sin fines de lucro en Phoenix, estaban preocupados de que podría ahuyentar a los posibles padres de crianza y adoptivos solteros, que son más propensos a adoptar niños de minorías y niños con necesidades especiales. Ellos trabajaron con el patrocinador del proyecto de ley de 2011, la senadora Linda Gray, Glendale-R, y otros para modificar el texto, convirtiendo el estado civil sólo una de las múltiples consideraciones.

"Es el bienestar del niño lo que es más importante", dice Dana Naimark, directora de la Alianza de Acción para niños.

De los 2.100 niños, en promedio, en estado de cuidado temporal que tienen un plan de caso para su adopción, por lo general un tercio sería adoptado por padres solteros, según los registros estatales, un gran factor en la alta tasa de Arizona - uno de los mejores del país - de traslados de niños de hogares de guarda a hogares permanentes.

Incentivos federales de adopción añadieron $584.582 a las arcas de Arizona el año pasado. Del 1 de octubre de 2009, al 30 de septiembre de 2010, las adopciones de 2.025 niños de crianza fueron finalizadas, dice Mark Schwartz, un administrador del Departamento de Seguridad Económica.

Arizona ocupa el primer lugar en lapsos de adopciones de hogares de guarda, con el 47 por ciento de los niños que han sido separados de sus padres a causa de abuso o negligencia, consiguiendo un hogar permanente dentro de los dos años de su retiro, dice Schwartz. Esto se compara con el promedio nacional que es de 36 por ciento.

Mientras, los legisladores debaten y votan sobre lo que constituye el mejor tipo de familia, la conversación en la mesa de los Ham gira en torno al partido de baloncesto de Michael –de 13 años de edad- el jueves, la tarea de matemáticas de Vanessa - de 16 años de edad- y si Cooper tiene que comer todas sus albóndigas.

"Yo me las comeré", ofrece Andrew, y Cooper desliza el plato a través de la mesa.

Tomó una década, algunas penas, mucho amor y nunca aceptar un No por respuesta, para reunir este inverosímil grupo alrededor de esta enorme mesa para espaguetis.

Steven y Roger Ham querían una familia. Y cada uno de sus hijos e hijas estaban desesperados por una. Pero reunir a esta familia no fue fácil.

"Hemos tenido que luchar para tenerlos", dice Roger.

"Hemos tenido que luchar para tenerlos a todos", dice Steven.


Planificaron solo 1

La ironía de la situación es la siguiente: Habían planeado adoptar un solo niño.

Roger, de 47 años, a veces trata de sugerir que en realidad nunca quiso alguno, aunque Steven, de 42 años, pone los ojos en blanco cada vez que Roger lo dice.

Ambos crecieron en familias grandes, Steven como el más joven de 14 hijos y Roger como el más joven de 12. Se conocieron en un bar en Reno, donde Roger era barman y Steven era un cliente frecuente - mucho más frecuente una vez que conoció a Roger.

Se enamoraron en su primera cita, en el año 1993 viendo Cirque du Soleil, y tenían ocho años juntos, cuando decidieron que querían un hijo. Sus 3.000 pies cuadrados de casa parecía demasiado grande solamente para ellos dos.

Steven y Roger consideraron primero la adopción de un bebé a través de una agencia privada. Pero como Steven hizo más investigación sobre la adopción a finales de 2001, cambiaron de parecer y decidieron adoptar de un hogar de acogida estatal.

“Con tantos niños en el sistema, nosotros podíamos conseguir el niño que queríamos y ayudar al niño que nadie quería,", dice Steven. Incluso el se imaginó: una niña, tal vez 3 o 4, quizás con la piel oscura y el pelo rizado.

"Se nos dijo que había miles de niños “birraciales” que nadie quería", dice. "Estábamos encantados - porque eso es exactamente lo que queríamos."

Steven llamó un números de agencias de adopción del valle para averiguar si consideraban parejas del mismo sexo para adopción.

"Honestamente, si tenía que mentir y decir que era un padre soltero, lo hubiera hecho", dice Steven. Pero él no tuvo que hacerlo. De la media docena de agencias que él en contacto, sólo dos mostraron alguna duda.

Esto es así porque a pesar de que la Legislatura ha producido proyectos de ley para impedir a las personas solteras convertirse en padres de crianza o adoptivos, prohibió el matrimonio homosexual y da preferencia a las parejas casadas en las adopciones, los que trabajan con los niños que necesitan un hogar - trabajadores sociales, agencias, los tribunales – están en desacuerdo con esas condiciones. Ellos están más preocupados por los miles de niños rescatados de hogares cada año, que luego rebotan entre los hogares de acogida en números alarmantes.

El Departamento de Seguridad Económica de Arizona, que otorga licencias a los padres de crianza y adoptivos, no puede discriminar por motivos de orientación sexual.

"Inmediatamente me enamoré de ellos", dice Heather Shew-Plummer, la asistente social de Ayuda a la Adopción de Niños Especiales en Phoenix que acompañó a los Ham en las primeras nueve adopciones. Hasta ese momento, había trabajado con 10 o más parejas del mismo sexo.

Shew-Plummer sentía que Steven y Roger eran futuros padres ideales - pacientes, cariñosos, divertidos y defensores incesantes de los niños que tendrían a su cuidado. Pero le preocupaba que podrían enfrentar obstáculos adicionales en la adopción por ser homosexuales.

"Ellos nunca trataron de ocultarlo, pero nunca ninguno hizo de ese asunto una gran cosa", Shew-Plummer dice. "Ellos no querían cambiar el mundo. Sólo querían criar a sus niños".

Después de meses de clases, llenar montones de papeles y pasar controles de antecedentes e inspecciones de casa, en 2002 Steven fue autorizado como un padre adoptivo, lo que significaba que podría tener niños de crianza temporal con la intención de adoptarlos. Roger, también asistió a las clases y pasó por los mismos controles, a pesar de todo él no consiguió la licencia oficial. Si hubiesen estado casados, los dos se hubieran autorizado en pareja, pero la política del Departamento de Seguridad Económica requiere que a las personas solteras se les otorgue la licencia individualmente.

"Siendo dos hombres gay, sabíamos que íbamos a tener que sortear obstáculos", dice Steven.

En ese momento, el debate sobre el matrimonio homosexual estaba calentando todo el país. Sólo dos años antes, Mississippi había prohibido que las parejas homosexuales - y Utah había prohibido las parejas de hecho - adoptaran.

Pero hubo buenas noticias también. En 2002, la Academia Americana de Pediatría respaldó un segundo padre de adopción. Los niños nacidos de o adoptados por un miembro de una pareja del mismo sexo también es dado en adopción a la pareja del padre. Algunos estados, como California y Oregon, seguirían su recomendación.

Para el año 2003, cuando Roger y Steven se reunían con su primer hijo, la nación fue tomando posiciones.

La Corte Suprema de California afirmó que una pareja del mismo sexo podría solicitar la adopción de los hijos de su pareja, y el 60 por ciento de las agencias de adopción en todo el país informaron la aceptación de solicitudes de gays y lesbianas.

Pero la legislatura de Dakota del Norte aprobó una ley que permite a las agencias de adopción negarse a participar en la colocación de niños que violen las "convicciones religiosas o morales o políticas" de la agencia, incluyendo negar la colocación de un niño con personas homosexuales, lesbianas, bisexuales, transgénero o parejas del mismo sexo.

Y en el camino, estaban los diversos intentos por parte de la Legislatura de Arizona para poner parámetros de quien hace mejores padres de crianza y adoptivos.

Nada de esto podría disuadir a Steven y Roger de comenzar su familia.

"Mientras más alguien me dice que no puedo hacer algo, más decidido soy a hacerlo", dice Steven, viendo a sus hijos jugar debajo de un paraguas azul en un parque en una tarde de domingo. "La gente puede pensar lo que quiera pensar. Sabemos lo que hace a una familia".

Roger, junto a Steven, dice: "Estábamos decididos a no permitir a nadie impedirnos hacer lo que pensabamos que era lo mejor."

Parece ridículo que, aun cuando hay 10.514 niños al cuidado del estado - incluyendo albergues, hogares de acogida y tratamiento residencial - la prioridad no es simplemente encontrar el mejor hogar para cada niño independientemente del estado civil de los padres o la orientación sexual .

"Un hogar amoroso es un hogar amoroso", dice Roger.

"Nuestros hijos tienen dos padres que los aman", dice Steven. "No todos sus amigos los tienen."

Los funcionarios estadales de bienestar infantil, aprendieron a confiar y fiarse de los Ham, llevándoles 42 niños de crianza en más de 10 años. Algunos necesitaban refugio por unos pocos días; otros se quedaron durante meses. Los trabajadores sociales infantiles sabían que los hombres tomarían a cualquier niño, de día o de noche, sin hacer preguntas, y los tratarían como propios. Y en la casa de los Ham, los niños nunca fueron devueltos por haber hecho algo mal, y no importaba que no todos fueran del mismo color, o que tuviesen necesidades especiales.

Diez de los hijos de los Ham son adoptados de Arizona, dos del estado de Washington. Los nombres de ambos papás aparecen en los certificados de nacimiento de los dos adoptados en Washington. Pero legalmente, los 10 niños adoptados en Arizona pertenecen sólo a Steven. Arizona no permite que las parejas homosexuales adopten, o para parejas del mismo sexo a adoptar los niños de su pareja.

Roger bromea diciendo que si alguna vez se va, que se va a llevar a sus dos hijos con él. Muy divertido, Steven replica: "Si alguna vez me dejas, dividimos a los niños por mitad - y me toca elegir." Ellos sonríen el uno al otro.

Por no poder adoptar conjuntamente, para cubrir todas las circunstancias ambos realizaron una serie bastante compleja de acciones legales. Roger cambió legalmente su apellido a Ham en 2007, por lo que todo el mundo tiene el mismo apellido, así había menos explicaciones que dar cuando recogieran a los niños en la escuela o los llevaran al médico.

Un abogado redactó documentos que, en caso de que algo le pase a cualquiera de los padres, la tutela de los niños va al otro. Autorizaciones médicas para asegurar de que cualquiera de los padres pueda llevar a los niños a urgencias y documentación presentada a la escuela para que cualquiera de los dos pueda recoger a los niños.

Las parejas casadas que adoptan niños no tienen que tomar tales precauciones. Con legalmente un sólo padre, los niños de hogares homosexuales no tienen derecho a prestaciones de la Seguridad Social, salud y derechos de herencia o de manutención de los hijos del otro padre. Si una pareja gay se separa, sólo el padre legal tiene derechos de custodia.

Un abogado en Washington sugirió a los hombres volver a adoptar el resto de los niños en ese estado. Legalmente, les daría alivio mental. Pero a 1.500 dólares por cada niño, no se lo pueden costear. Además, los hombres dicen, los nombres en un papel no significan tanto como lo que los niños experimentan cada día.

"Honestamente, pienso que, ellos saben que biológicamente no somos sus padres, pero saben quienes se preocupan por ellos y los aman incondicionalmente", dice Steven.

"Papá, necesito un poco de amor", dice Cooper, Roger se acomoda, tomando al pequeño niño entre sus brazos y sosteniéndolo cerca de el durante unos minutos antes de ponerlo en pie de nuevo y agitar su cabello.

“No quería tanto amor," dice Cooper mientras persigue a Marcus.


Ensamblando una familia

Cómo los Ham empezaron queriendo un niño y terminaron con 12, comienza con Michael en 2003.

Michael estaba viviendo en un albergue, uno de los 20 niños en una casa de cinco dormitorios. Cuando su trabajadora social envía a Steven y Roger a conocer al muchacho para decidir si lo adoptarían, Michael se sentó en el extremo de su cama y les dijo en voz baja que era maltratado por los otros chicos porque era el más pequeño.

"No sabíamos nada sobre él, pero sabíamos que se merecía más", dice Steven.

Roger y él le explicaron que se trataba de dos papás en lugar de una mamá y un papá. A Michael no le importó. Se puso de pie y dijo: "Voy a buscar mis cosas." Michael se mudó una semana más tarde.

Nada nunca volvió a ser lo mismo.

La vida de la pareja ahora giraba en torno a un niño pequeño que no tomó amablemente que alguien le dijera qué hacer - pero luego se ofrecía a limpiar los mostradores de la cocina y la limpiar los zócalos. Pero cuando Michael llamó a uno de los hombres "papá" o se acurrucaba junto a ellos para un cuento antes de dormir, o rebotaba una pelota de baloncesto en la calzada, los hombres supieron que estaban destinados a ser padres.

Los tres eran felices. Pero en los meses después de que Michael se mudó, el se preocupaba sin cesar sobre sus cuatro hermanos y hermanas más jóvenes, que todavía estaban en hogares de acogida.

Cuando el niño y sus hermanos fueron rescatados de una madre negligente, fueron colocados juntos en un refugio, pero pronto fueron separados, Michael a una familia de acogida, Elizabeth y Andrew a otra y los gemelos a una tercera.

En el año siguiente, Michael fue enviado de esa familia de acogida a un albergue, y los gemelos a una segunda familia de acogida. Constantemente preocupado por sus hermanos y hermanas, Michael se sentaba durante horas, balanceándose. Cuando Steven y Roger lo arropaban en la noche, decía con tristeza: "Me pregunto lo que están haciendo en este momento".

"Fue muy conmovedor ver a este pequeño de 5 años de edad con esas preocupaciones de adultos. Tendría que haber estado jugando con sus Legos", dice Steven.

Roger frunce el ceño. "Nos rompió el corazón".

Con la ayuda de un trabajador social, hombres llevaron a Michael a ver a sus dos hermanos, Elizabeth, de 4, y Andrew, de 3, en un parque. Tan pronto como Andrew y Elizabeth se bajaron del auto de su madre de acogida, corrieron hacia Michael y se aferraron a él.

"Hermano. Hermano. Hermano", dijo Andrew una y otra vez, acariciando Michael.

En un sistema en el que los hermanos se separaran porque alguien quiere una niña, pero no un chico preadolescente, o un bebé, pero no a un estudiante de tercer grado, Steven y Roger sabía que tenían que por lo menos intentarlo para que estos niños estuvieran juntos.

"Eran chicos que obviamente se amaban", dice Steven. "Cuando los vi juntos, yo sabía que tenían que estar juntos, y yo iba a hacer todo lo que pudiera hacer para que eso sucediera."

El estado prefiere mantener a los hermanos juntos - si hay una familia dispuesta a tomarlos a todos. Así que una vez que los Ham tenían a los tres hermanos, pusieron su atención a los gemelos de 2 años de edad, Jackson y Madison, que ya estaban programados para ser adoptados - por separado.

De acuerdo con el expediente del estado, los gemelos habían sido considerados "retardados". Su madre adoptiva afirmó que la niña tenía un desorden alimenticio, y que el niño comía Cheetos solamente. Además, Jackson presuntamente tenía miedo de los hombres.

Pero cuando Steven, Roger y los tres hijos mayores visitaron a los gemelos en enero de 2004, Jackson se envolvió alrededor de la pierna de Steven – e hizo una rabieta cuando él se fue. Steven y Roger pidieron que los niños fueran colocados con ellos y sus hermanos. Pero conseguir a los gemelos tomó meses más que los otros niños, debido a sus necesidades especiales.

Steven y Roger fueron llamados a hacer frente a un panel de la división de discapacidad de desarrollo del estado, donde un administrador los encuestó en detalle acerca de cómo iban a cuidar al niño y la niña, incluyendo - en un mordaz insulto - cómo iban a cambiar los pañales de Madison.

Al ver a una foto enmarcada de dos niñas en el escritorio del hombre, Roger le dijo que iban a cambiar los pañales de Madison de la misma manera que el cambió los pañales a sus propias hijas.

"Fue la única vez en mi vida me sentí discriminado", dice Steven.

Aun así, las adopciones en proceso de los gemelos se detuvieron, y los niños se fueron a vivir con los Ham en agosto de 2004, reuniendo a todos los hermanos.

Y hasta donde los papás podían ver, los gemelos eran normales, aunque su habla fue un poco tardía. Así que Steven ignorado los graves diagnósticos en los archivos de los gemelos, trabajó con ellos todos los días, enseñándoles a contar, el alfabeto y los colores, y preguntando: "¿Dónde están tus oídos?" y "¿Dónde está tu nariz?"

"Me dijeron que (los jóvenes) no serían adultos funcionales", dice Steven. "Vi algo diferente en ellos."

Los gemelos empezaron kinder a los 4 - un año antes. Ellos ahora tienen 8 y siguen siendo un año adelantados en la escuela. Jackson juega al baloncesto y le gusta andar en patineta. Madison es la reina de las barras.


Grandes cambios

Pasar de ningún niño a cinco en menos de un año significó grandes cambios para Steven y Roger, como los pañales, guarderías y una Ford Expedition con capacidad para nueve.

Jackson todavía se aferraba a la pierna de Steven. Pero junto a los niños eran felices. Y Michael dejó de mecerse.

"Una vez que estuvieron seguros, sabiendo que no se iban a ninguna parte, se calmaron", dice Steven. Él y Roger les aseguraron que, "Esto es para siempre".

Por más difícil que a veces iba a ser tener a cinco niños en tan poco tiempo, Steven dice que no tenerlos juntos habría sido más difícil para Michael de lo que era para él y Roger. Hubiera sido difícil para los cinco niños.

"Ellos habían perdido a sus padres, su hogar. Todo lo que tenían eran los unos a los otros", dice Steven. Y ahora, ellos tienen dos papás.

La vida de los Ham tomó el ritmo caótico pero controlado de la mayoría de las familias con dos padres que trabajan y con niños en la escuela y preescolar. Steven trabajaba en una agencia de viajes y, al momento de la llegada de los gemelos, fue promovido a gerente regional. Roger trabajó en una compañía de desechos médicos.

En enero de 2006, Steven decidió que quería vivir la experiencia de criar a un niño desde el principio: las primeras palabras, los primeros pasos y alimentarlo a la mitad de la noche. El trabajador social tenía dudas sobre si los hombres podrían tener un bebé a través del programa de padres biológicos de la agencia- en el que las madres eligen los padres adoptivos de sus hijos - porque eran una pareja del mismo sexo.

Steven sonríe mientras recuerda diciéndole: "Oh, no me digas que no".

Él añadió su nombre a la lista de padres adoptivos que querían adoptar bebés. Y al día siguiente, el primer bebé, un niño, llegó, y después de unas pocas semanas más tarde, una niña.

Roger fue el primero en salir de la cama cuando los bebés lloraban en la noche. La niña regresó a su casa después de unos meses, y el niño se fue en abril. Steven y Roger estaban desconsolados.

Dos días más tarde, Marcus llegó. Durante sus 15 meses de edad, había estado en un refugio hasta que fue recogido por un pariente, que luego se lo entregó al Estado. Steven le mandó un mensaje de texto a Roger: "¡Es un niño!"

Cada vez que un nuevo hijo adoptivo llegaba, Steven le enviaba una imagen a Roger. Para los hombres, cada niño era una adición potencial a su hogar.

Los padres de Roger habían adoptado un bebé cuando Roger era niño, pero el pequeño regresó a su casa a la edad de 5 años. Roger, de 13 años en ese entonces, quedó devastado, junto con el resto de su familia.

"Con todos los niños, lo que esperábamos es poder adoptarlos", dice Steven.

"Cada uno de ellos te toca el corazón", dice Roger.

Con Marcus acomodado, Roger recibió una llamada de una defensora especial designada por el tribunal, o CASA, una voluntaria asignada para velar por los mejores intereses de los niños en hogares de acogida. Ella les dijo que la prima de Michael, Vanessa –de 11 años-, había sido devuelta a un refugio en Arizona. Ella había estado viviendo con un familiar en Chicago que tenía previsto adoptar a la niña, pero había cambiado de opinión. Vanessa se había mudado con una familia de acogida durante un año, pero por portarse mal, decidieron no quedarse con ella.

"Ya es suficiente", le dijo Roger a Steven.

Los dos padres se quedarían con Vanessa.

"Nunca dejaron de luchar para mantener a la familia unida", la trabajadora social Shew-Plummer dice. "Incluso cuando se les dijo "No y "No pueden manejarlo", nunca se dieron por vencidos."

Y nunca rechazaron a un niño, sin importar el pasado que tenían.

"Yo a veces les decía algo como, “Oh, hombre, ¿está seguro de que puedes manejar a este? Y Steven decía: “'Heather, un niño en el papel es diferente que en la vida real."

Los niños habían pasado por tantos sitios que Steven y Roger estaban impacientes por conseguir que fueran establecidos de manera permanente, así nunca más tendrían que preguntarse dónde estaba su hogar, dice Paula Monbleau, una trabajadora social de Servicios de Protección de Menores, que conoció a Steven y Roger en 2008 y manejó tres de sus adopciones.

La llegada de Vanessa, junto con Marcus, significó otro vehículo más grande - esta vez, una camioneta de 15 pasajeros. Además, más camas, la enorme mesa del comedor, otro refrigerador. Y aunque Steven cambió su horario de trabajo, fue difícil.

"Fue mucho para mí. Me debatía entre mi familia y mi trabajo", dice Steven. "Yo quería ser un padre."

Así, en abril de 2006, renunció a su trabajo.

Seis meses más tarde, Steven y los niños estaban en el patio delantero, colgando telarañas falsas y colocando las calabazas para Halloween, cuando un coche blanco se detuvo y un trabajador social de CPS salió con un bebé en sus brazos.

"¿Eres Steven Ham?" el trabajador social lo llamó a través el patio.

Él asintió con la cabeza.

"Tengo una entrega para usted", dijo.

Nadie lo había llamado para preguntarle si iba a tomar otro niño. Pero el lo hizo. Por supuesto, que lo hizo. Él le mandó un mensaje de texto a Roger: "Es una niña!"

Ambrose tenía 10 meses de edad y estuvo enojada por un mes. Tenía mucho por lo cual estarlo. Ella terminó en una casa de acogida, cuando su madre fue detenida. Ella y su madre se habían quedado sin hogar varias veces, durmiendo en los parques.

Pero en los próximos meses, ella sonrió, y luego se echó a reír, y dijo su primera palabra - "Georgia", el nombre del cachorro - y caminó en su primer cumpleaños.


Suficiente - ¿o no?

Al mismo tiempo, los Ham siguieron aceptando a los niños de crianza que venían a todas horas del día y de la noche, por lo general sólo con la ropa que llevaban puesta. Pero con ocho hijos propios en la casa, los padres comenzaron a considerar en no aceptar más. Es difícil para los padres cuidadores encariñarse con los niños, una y otra vez, sólo para tener que dejarlos ir.

"Tu no te insensibilizas cuando los niños se van. Tu construyes una pared", dice Steven. "Yo estaba feliz con mi familia. Estaba listo para parar."

Pero lucharon con la idea. Incluso con los niños que habían adoptado, y los niños que habían cuidado, sentían que podían hacer más.

En febrero de 2008 Steven no pudo rechazar la llamada de un trabajador social preguntándole si cuidaría a un niño de 6 meses de edad, encontrado abandonado detrás de una tienda de descuento en Phoenix. Nadie sabía el nombre del bebé orejudo que agarraba su manta. Steven lo llamó Cooper. Cuando la policía encontró a la madre el bebé, le fue retirada la patria potestad y Cooper fue adoptado por los Ham.

Todos sus hijos eran felices y sanos, y Steven y Roger estaban agradecidos. Entonces se reunieron con el hijo adoptado adolescente de un amigo y, al oírle hablar sobre la búsqueda de una casa después de años en casas de acogida, se sintieron obligados a adoptar a otro niño. Uno que fuese más difícil de establecer, que quizás fuese a crecer en una casa de acogida. Tal vez un adolescente o un niño con una discapacidad.

Steven se inscribió en el registro nacional de adopciones. En pocas semanas, los Ham se encontraron con Logan, de 4 años de edad, con problemas de audición, quien se encontraba en un una casa de acogida en la ciudad natal de Steven, en Washington. Entonces Steven se enteró de que el niño tenía una hermana, Isabel, de 11 años, quien era ciega de un ojo y tenía una discapacidad de aprendizaje.

"Bueno, envíeme la información sobre los dos", dijo Steven al trabajador social. "Si lo adopto a él, voy a adoptar a su hermana, porque yo no separo a familias".

Steven voló a Washington para reunirse con los niños en marzo de 2009, y le envió a Roger un mensaje de texto: “Este niñito me acaba de llamar papá "

En casa, Roger dijo: "Supe entonces que iban a ser nuestros."

Mientras que Steven estaba de viaje, Roger recibió una llamada de un trabajador social. La madre de Cooper había dado a luz de nuevo, esta vez a una niña, y la abandonó en el hospital. ¿La querían?

De camino a casa con Logan e Isabel, Steven le envió un mensaje de texto a Roger: "Es una niña y un niño, y estamos tomando un avión."

Roger le respondió en un nuevo mensaje de texto: "Es una niña".

Olivia pesó 3 libras y 7 onzas, tan pequeña que Roger podía sostenerla en la mano.

Y finalmente, con 12 niños en la casa, Steven y Roger cerraron su licencia de hogares de guarda. Su familia estaba completa.


Genial tener 2 papás

Después de la cena, Andrew tiene el deber de limpiar la cocina, de acuerdo con la tabla de tareas escrita en una pizarra en la nevera. El abre el lavavajillas.

"Te ayudo", le dice Elizabeth, que tiene 12 años.

"Eso es tan amable", le dice Steven a ella. "Habrá un poco extra en tu mesada cuando tengas 20".

(Vanessa recibe $ 10 a la semana. Michael, Isabel y Andrew, $ 7 cada uno, y cada gemelo, $ 2.)

Elizabeth le sonríe a Steven. Ella dice que es genial tener dos papás, y nunca nadie se ha burlado de ella por eso.

"La mayoría de mis amigos piensan que el tener dos padres es diferente, y me gusta ser diferente", dice Elizabeth. Y, la verdad, dice, tener dos papás no es tan diferente de otras familias. Algunos chicos de la escuela viven sólo con sus madres o abuelos o dos familias en una casa.

Andrew dice que sus papás lo animan en todo lo que quiere hacer. Es porrista en la escuela, uno de los dos únicos muchachos en el equipo. Él separa sus piernas en el suelo de la cocina.

"Soy muy flexible", dice.

"Y escandaloso" Michael agrega.

A veces, otros niños preguntan, "¿Por qué tienes dos papás?"

Y Michael le dice: "Solo los tengo." Le gusta tener dos papás - "Puedo hablar con ellos acerca de más cosas."

Y no tener una mujer en la casa no ha presentado ningún problema, dicen las chicas. Tienen un montón de mujeres en sus vidas - familiares, amigas de la familia, hermanas mayores a través del programa de Hermanos y Hermanas Mayores de Arizona. Y a su vez a los expertos cuando los necesitan, como la vendedora en la sección de ropa interior en la tienda por departamentos para sujetadores que les ajusten a las chicas.

"Tus hijas deben ser capaces de hablar contigo acerca de cualquier cosa", dice Steven.

"Hay días en que no quieres oír hablar de eso", agrega Roger, "pero deben ser capaces de hablar contigo acerca de cualquier cosa."

Steven recoge los productos de higiene femenina sin pestañear, y ha sido conocido por perseguir al autobús de la escuela gritando: "¡Vanessa! ¿Tienes suficientes toallas sanitarias?" (Vanessa, como cualquier adolescente que se aprecie, se agacha y finge que no lo conoce.) Los papás ríen recordando cuando Steven compró ropa interior del tamaño incorrecto para Vanessa.

"Era una tienda de campaña", dice Roger.

Vanessa se negó a usarlos, argumentando: "¡Todos nosotros cabemos ahí!"

Marcus Cooper corren a la cocina, cada uno para acusar al otro. Marcus empuja a Cooper. Cooper lo empuja de vuelta.

"¿Cuál es la regla?" pregunta Steven, esperando, "Mantén tus manos ...

"... para ti mismo," los muchachos terminar juntos, y corren de nuevo.

Steven les sigue al patio trasero, donde los niños pequeños escalan en un juego de madera con un tobogán amarillo. De las 8 toneladas de arena debajo del juego, Steven sospecha que 3 toneladas están en la casa. Él se sienta en la parte superior de la mesa de picnic, y Cooper se sube por las piernas a su regazo.

Los más pequeños son demasiado jóvenes para entender lo que significa ser gay, aparte de que tienen dos papás en lugar de una mamá y un papá.

"Tienes dos padres que te quieren más que nada. Simplemente sucede que los dos son hombres", les dice Steven.

En una ocasión escuchó que Jackson le dijo a Marcus que era "gay" para los niños usar Silly Bandz, las pulseras de goma de colores con formas de animales, de alfabeto y otros objetos.

"¿Sabes lo que eso significa?" Steven le preguntó a Jackson, quien negó con la cabeza. Había oído a otros niños en la escuela decirlo.

Cuando le explicó por qué los niños decían eso, Jackson, perplejo, dijo: "Eso es tan estúpido."

Steven y Roger les dicen a los niños que estén orgullosos de quienes son. A su vez, ellos están orgullosos de sus padres, también.

La gemela de Jackson, Madison, cuenta que ella le dice a sus amigos: "Tengo suerte. Tengo dos papás que me aman".

Ella abraza Steven, estrujando a Cooper que está en su regazo.

"Me tire un pedo sobre ti, papá", dice Cooper.

"Lo sé", dice su padre. "Discúlpate".

"Discúlpate," repite Cooper

"No. Discúlpate, Cooper," dice Steven.

"Oh, disculpame!", dice.

Logan se lanza sobre Steven, pone sus apartados auditivos en la mano de su padre y le anuncia a los otros niños, "apagué mis audífonos!" Se lanza de nuevo por el tobogán. Cooper se desliza por las piernas de Steven y corre detrás de Logan. En un abrir y cerrar de ojos, Olivia está allí, con las manos en el aire, para que la alcen.

En el interior, Michael, Andrew, Elizabeth e Isabel tienen sus tareas esparcidas sobre la mesa. Roger le da a Steven la tarea de matemáticas de Vanessa, cambiándola por Olivia.

"Steven explícale esto a tu hija. Ella cree que estoy haciéndolo mal."

No mal, Vanessa protesta. Sólo que no como el profesor lo explicó.

Steven y Vanessa examinan las cuentas, poniendo sus cabezas muy juntas, Elizabeth le da a Roger su dibujo a lápiz de color de un gato y un loro.

"¿Tu hiciste esto?" él le pregunta. "Son muy buenos." Resulta que Roger tenía razón acerca de la tarea de Vanessa. Él le da una goma de borrar.

"Gracias, papá", dice ella, abrazándolo. Él la envuelve entre sus brazos.

Ahora que Vanessa tiene 16 años, ella tiene permitido ir a citas - más o menos. Un muchacho la llevó a ver una película mientras Roger y algunos de los chicos veían una diferente en el mismo complejo de cine.

Steven le dijo al joven: "Te estoy confiando los valores y virtudes de mi hija. Yo no quisiera ser el que corrompa cualquiera de ellos. ¡Diviértanse!"

También recordó al muchacho, "Es bastante malo recibir una paliza por parte del papá de tu novia, por no hablar de tener al padre de tu novia en los talones".

Vanessa piensa que sus padres son divertidos - la mayoría de las veces. Y sus amigos también lo creen.

Steven la animó a unirse ROTC (Oficiales de la Reserva del Cuerpo de Entrenamiento) en la escuela, y descubrió allí que ella es una buena líder. Ser la mayor de 12 hijos probablemente también la ayuda.

"Ellos son un gran apoyo en todo lo que hago", dice de sus padres. "Ellos me animan".

Los chicos dicen que la mejor parte de tener tantos hermanos, es que siempre hay alguien con quien jugar. Nunca es aburrido, dice Isabel.

"Algo siempre está sucediendo. Y nuestros papás siempre están alrededor de nosotros."

Steven mira a Isabel y con fingido horror pregunta: "¿Les gustamos?"

"Sí, nos gustan", dice, sonriendo.


Eje Comunitario

Por la tarde antes de la cena, la familia está afuera en el frente, con Steven y Roger sentados en sillas mecedoras de listones en el porche. Cooper está en el regazo de Roger. Steven sostiene a Ambrose. El resto de la camada está montando bicicletas y patines, jugando básquetbol o turnándose en el columpio del árbol.

Logan ha perdido su primer diente, lo que significa $ 5 del hada de los dientes. (Cada diente después del primero vale $ 1.) Elizabeth le dice a Steven cuánta masa para galletas vendió su clase. Y Vanessa está ayudando a Olivia a alimentar a Bella, el conejillo de indias con una zanahoria, que está corriendo en alrededor del patio bajo supervisión.

"Quiero alimentar a Bella," anuncia Ambrose.

"Entonces toma una zanahoria", dice Cooper, que tiene una en cada mano.

"Cooper, comparte con Ambrose, Elizabeth le reprende. "Vamos a hacerlo por turnos". Y Cooper lo hace.

Detrás de ellos, Michael encesta la pelota en el aro en el camino de entrada. Él es un estudiante de séptimo grado, pero juega en el equipo de baloncesto de octavo grado en la escuela. De las habilidades atléticas de sus papás, Michael dice que Roger es bueno encestando; Steven, bueno, él es mejor en los vítores.

"Hey!" Steven protesta.

Esta es la casa en el barrio donde todos los niños vienen a jugar. El mejor amigo de Madison vive al otro lado de la calle.

"Steven tiene una habilidad especial con los niños", dice Roger. "Es como un flautista de Hamelin".

Una vez, un niño pequeño, al parecer enamorado de la gran familia Ham, los siguió a casa desde un parque cercano. Pero incluso con una docena de niños, nunca han dejado a alguno de los suyos detrás en ningún sitio. Roger cuenta constantemente cabezas, mientras que Steven parece saber instintivamente donde todo el mundo está en un momento dado.

"Él tiene un sexto sentido", dice Roger.

"Soy como el maestro Yoda", dice Steven.

Algunos de los niños tenían edad suficiente cuando vinieron aquí para recordar lo que eran sus vidas antes. A medida que maduran, ellos se hacen más preguntas. Con la ayuda de sus padres, los niños han afligido y resuelto sus problemas y se han hecho más fuertes. Es un proceso continuo.

"Si pudiéramos agitar una varita mágica y hacer que todo desaparezca, lo haríamos", dice Steven.

Y aunque Steven y Roger son honestos, nunca hablan mal de los padres biológicos de los niños. Ellos conocen a algunos de los padres y abuelos, y les dan información actualizada sobre cómo están los niños. Una abuela los visita.

"Les digo a todos los niños", tu mamá hizo lo más extraordinario, porque nos permitió adoptarte, para que pudiésemos darte una vida mejor '", dice Steven.

A las 4:30 pm de lunes a viernes, un autobús escolar deja a Isabel, la última en llegar a casa. Los niños Ham asisten a seis escuelas. Isabel abraza a Steven, y después a Roger.

La logística de llevar a los niños a la escuela y a casa, y luego al baloncesto, karate y porristas, está cuidadosamente registrada en el BlackBerry de Steven. Los chicos saben que si quieren algo – Recoger de la tintorería el uniforme del ROTC de Vanessa, que la familia anime el juego de baloncesto de Michael - será mejor decírselo a papá para que lo incluya en su calendario.

Steven también mantiene el presupuesto familiar, con hojas de cálculo, las proyecciones de ahorro para las adicciones planeadas a la casa y las cuentas de ahorro para la universidad de cada niño.

"El en nuestra casa, si alguien no lo está haciendo bien en la escuela es: 'No va a la universidad. Vamos a comprar un televisor nuevo! "dice Steven.

Roger fue despedido de su trabajo el año pasado y ahora trabaja como conductor de un autobús escolar. La familia se las arregla con su sueldo a tiempo completo, y Steven trabaja medio tiempo con los niños autistas, enseñándoles las habilidades de la vida diaria, como el aseo y los hábitos de manejo del dinero. También trabaja para una empresa de trabajo temporal, teniendo trabajos que puede hacer desde su casa o mientras los niños están en la escuela. Steven puede volver a trabajar a tiempo completo en el otoño, cuando Olivia tenga la edad suficiente para preescolar de tiempo completo.

La pareja también recibe subvenciones estatales de adopción para ayudar a cubrir los gastos de los niños con necesidades especiales.

"Nuestros niños no obtienen todo lo que quieren, pero tienen todo lo que necesitan - y un poco más", dice Steven.

Debido a que crecieron en familias grandes, ambos hombres saben cómo estirar un gran pote de salsa de espagueti y volver un picnic en el parque en una diversión barata. Steven compra en oferta y recorta cupones. Cuando los pavos de Acción de Gracias están en oferta, el compra cuatro. Los niños en edad escolar comen el desayuno y el almuerzo en la escuela de forma gratuita.

Ninguno de los niños tiene la misma talla, por lo que pueden pasar la ropa al siguiente más pequeño y cambiar ropa con los amigos. A excepción de Jackson, que no viste prendas usadas.

"No sabemos por qué", dice Steven.

"Debido a que tu lo mimas", dice Roger. Incluso él y Steven comparten la ropa.

Roger empuja a Olivia en el columpio del árbol y Steven los ve con recelo: "Eso es demasiado alto. Ella es demasiado pequeña.".

Olivia grita de alegría. Steven se da por vencido tratando de parecer severo y se ríe. Entonces Ambrose tira de la pierna de sus pantalones cortos, preguntando: "¿Qué hay para cenar?"

Él la levanta en brazos y la lleva dentro para comprobar la salsa de espaguetis.


Legislación Dañina

En la sala de estar de Roger y Steven hay un premio enmarcado otorgado por la Asociación de Arizona para Padres de Crianza y Adoptivos, firmado por la gobernadora Brewer y dado a los Ham en 2009, no sólo por proporcionar un hogar seguro, amoroso y estable para sus hijos, sino por trabajar tan duro para mantener a los hermanos juntos en un sistema que a menudo los obliga a separarse.

Así que a los dos padres sólo les queda sacudir la cabeza ante una nueva legislación que requeriría que las agencias de adopciones den una atención primordial a la colocación adoptiva con matrimonios de hombre y mujer casados, en igualdad de condiciones.

"En verdad, ¿qué importa siempre y cuando el niño esté en un hogar lleno de amor?" pregunta Steven, al día siguiente que Brewer firmó la ley. Como de costumbre, el estaba haciendo dos cosas a la vez - tres, si se incluye hablar por teléfono - limpiar vómito (Cooper tenía gripe) y tener a Logan listo para ir a terapia del habla.

Roger se preocupa de que los niños pasen más tiempo en hogares de guarda, en espera de colocación permanente, bajo la nueva ley. No había parejas casadas que se hubiesen ofrecido para acoger a los niños que él y Steven finalmente adoptaron. "Todo lo que estan haciendo es lastimar a los niños a largo plazo", dice Roger.

El senador Gray, quien patrocinó el proyecto de ley, dice que su intención no era desalentar a los solteros, heterosexuales u homosexuales, de adoptar. Ella tiene familiares solteros que han adoptado. Lo qué impulsó el proyecto de ley fue el caso de un matrimonio cuyos hijos de crianza fueron devueltos a su madre, pero que luego volvieron a se colocados en hogares de guarda en favor de una mujer soltera.

"La mayoría de los niños quieren estar en una familia con una mamá y un papá, y la investigación muestra que los niños les va mejor cuando están con una familia amorosa y con una mamá y un papá", dice Gray.

En su versión modificada, la ley ahora establece que la primera consideración sea que el hogar adoptivo cubra todas las necesidades de seguridad, sociales, físicas y mentales para la salud del niño. Otros criterios, sin ningún orden en particular, son si los padres adoptivos o los padres tienen una relación establecida con el niño, los hermanos que ya están en el hogar, parientes, padres biológicos e incluso lo que los niños quieren, si tienen la edad suficiente para decidir. Sólo entonces, si todos los criterios son iguales, el niño debe ir a una pareja casada, dice Gray.

Ella no cree que la ley va a tener un efecto negativo sobre las adopciones - no es como si la gente está haciendo cola para adoptar ahora, dice, y cientos de niños están disponibles.

Brewer está de acuerdo. "Tenemos tantos niños en Arizona en espera de ser adoptados. Le recomiendo a los arizonenses que desean convertirse en padres de crianza o adoptivos, ya sean solteros o no, a que consideren dar este paso por estos niños que lo necesitan."


Va tranquilo, con contratiempos


El pasillo de los Ham está lleno de retratos de los niños, Roger y Steven, y otros miembros de la familia, son tantos que van desde el piso hasta el techo con apenas milímetros entre los marcos.

Michael, Andrew y Jackson y comparten un dormitorio, y Olivia, Madison y Ambrose otro. Vanessa, Elizabeth e Isabel comparten la habitación con el cartel de Taylor Lautner de "Twilight" en la pared.

"Les da a alguien para quejarse cuando somos malos", dice Steve.

La mayoría de los niños duermen en literas - utilizadas originalmente en los dormitorios de la Universidad Estatal de Arizona - que los padres compraron en una venta de excedentes. Los chicos más pequeños, Logan, Marcus y Cooper, duermen en camas con forma de coches de carrera, alineados contra una pared, como si estuvieran en la línea de salida.

Steven se levanta cuando el primero niño está fuera de la cama, por lo general Marcus, a las 5 am. Roger tiene que estar en el trabajo a las 6.

Steven pone cuatro trajes en la mesa para los niños más pequeños la noche anterior. Los niños mayores se arreglan ellos mismos.

"Es muy tranquilo", dice Steven. "Hay pequeños contratiempos. Cada familia los tiene”.

En el trabajo, Roger dice que él puede saber cómo van las mañanas por los mensajes de texto de Steven: "Renuncio" o cualquier cosa que empieza con "Tus hijos ..." y ya sé que las cosas no van bien ".

Después de la cena, Steven está oficialmente fuera de servicio. Él mira su correo electrónico o ve las noticias. Es el turno de Roger.

Tiene tres hijos en la bañera y dos en fila en el suelo, como un lavado de autos. En 15 minutos, los cinco están limpios y envueltos en toallas.

Las uñas de las manos de Marcus están pintadas de color rosa.

"Nosotros no juzgamos", dice Steven, encogiéndose de hombros.

Jackson está en busca de Steven para algo, pero Roger le dice: "Pregúntame a mi. Papá está fuera de servicio." No, Jackson no puede comer otra galleta. Él puede comer una manzana.

Pero Roger llama, "Steven, ven por el bebé".

Steven le pone a Olivia un pañal y un pijama color púrpura. Ella va a la cama a las 7 pm, seguida a las 7:30 por Ambrose, Marcus, Logan y Cooper. Jackson y Madison deben ir a la cama a las 8:30, y todos los demás a las 9.

"¿Puedo ducharme ahora?" Vanessa pregunta. Ella tiene que esperar hasta que todos los demás terminen o utilizará toda el agua caliente. (Tienen un calentador de agua de 105 galones.)

Madison está acurrucado en el sofá, leyéndole a Ambrose. Jackson está tumbado a su lado, leyendo su propio libro. Marcus y Cooper están hojeando tarjetas. Michael y Andrew están en el suelo, hablando. Y las risas flotan por el pasillo desde la habitación de las chicas mayores.

Steven y Roger se sonríen uno al otro.

"Es en momentos como estos que sabes que has formado una familia", dice Steven.

Ni Roger ni Steven sienten la necesidad de marchar hacia la Asamblea Legislativa o convertirse en activistas. En su lugar, orientan a otras parejas homosexuales interesadas en convertirse en hogares de guarda y en la adopción, ayudándoles a navegar por el sistema, ayudándolos a tener su documentación en orden y prepararlos para la crianza de los hijos, además de ofrecer asesoramiento en todo, desde muebles de dormitorio y escuelas a la disciplina y el ahorro en comestibles. Ellos creen que envían un mensaje más fuerte simplemente criando a sus hijos y amandolos.


"Estos son los Ham"

En una escena que se repite decenas de veces al año, los Ham salen de una pizzería en el norte de Scottsdale, cuando una mujer pregunta: "¿Qué clase de grupo es este?"

"Estos son los Ham. Ésta es nuestra familia", Steven le dijo.

Sus cejas se alzan mientras cuenta a los niños con los ojos.

"¿Todos estos son tus hijos? Oh, Dios mío. Pobre madre. ¿Dónde está ella? Tengo que felicitarla."

"Yo soy su madre - y su padre", dice Steven. Luego, extendiendo la mano para estrechársela, se presenta, a continuación, a Roger, y a cada uno de los niños, mientras los carga en dos coches y los abrocha.

Los hombres miraban el rostro de ella, vieron como su expresión se suavizaba.

"Eso es muy encomiable por parte de ustedes", les dijo. "Son niños muy afortunados."

No, los hombres negaron con la cabeza y sonrieron. Ellos son los afortunados.

Si se legaliza el matrimonio en Arizona, Steven y Roger dicen que van a estar en primera fila, con sus hijos - y probablemente nietos en ese entonces -. Y si no es el caso, bien, un certificado de matrimonio y partidas de nacimiento no son lo que define a su familia.

"¿Puedes ver lo que será la Navidad en esa casa dentro de 20 años? Habrá 100 personas allí", dice Monbleau, el trabajador social de CPS adopciones. "Yo sé que siempre estarán ahí para esos niños".

Ninguno de los trabajadores sociales de los Ham ", Monbleau o Shew Plummer-, estuvo preocupado por colocar a tantos niños en una casa, aunque ambos admiten que no harían lo mismo con todas las familias. En entrevistas por separado, cada uno dijo que podían confiar a Steven y Roger sus propios hijos.

Aunque nunca planearon tener una familia tan grande, Steven y Roger, no pueden imaginar la vida de otra manera. Aun cuando su broma privada es que, cuando todos los hijos sean adultos, van a comprar un condominio de un dormitorio en San Diego, en el que no permitan mascotas o niños.

"Claro, hay días en que me estoy arrancando el cabello, pero no lo cambiaría por nada", dice Steven. "Sabíamos que los niños merecían una vida mejor, y alguien que los amara, sin importar que. Ninguno de mis hijos nunca dirá, en cualquier momento de sus vidas, incluso dentro de muchos años, que no se sintieron amados."



Fuente: Arizona Republic

Traducción: Hefestión (Disculpen lo malo, pero no soy gringo, además se entiende  ¬¬)
Corrección: Teo

3 comentarios:

  1. He quedado sin palabras, a esto es lo que yo llamo desarrollo, espiritualidad, amor. Cuando toda la humanidad logre sentir ese amor por sus semejantes, sin etiquetarlos ni discriminarlos, sin lugar a dudas habremos encontrado el camino.

    ResponderEliminar
  2. Ese es el rostro que debemos mostrar al mundo. No el superficial lleno de lentejuelas y sexo que nos quieren endilgar...

    ResponderEliminar
  3. Q gran ejemplo de lucha y de amor de dos personas.Q hermoso es juntar a los hermanos para que crezcan juntos, como dice el relato:esos niños fueron afortunados cuando Steven y Roger los llevaron a su casa como hijos.
    Les llevó su tiempo, pero lo consiguieron, Formaron una gran familia, y por lo que he leido una familia ideal.
    Me ha gustado mucho leer.. Muchas gracias Daniel. .

    ResponderEliminar

Peliculas Gay Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema: Bim. Con la tecnología de Blogger.