Lo más reciente

¿Por qué voy a votar el 16 de diciembre?


No te voy a decir por qué tu debes votar el 16 de diciembre. Te voy a decir por qué yo votaré el 16 de diciembre.

Esto no es un sesudo análisis socio político de aquellos pseudoeruditos wannabe de la política. Esto es simplemente un puto de vista de lo que como un común mortal que vive en Venezuela puedo dar. Olvídense de que el gobierno vendió un sueño, que habla por los pobres ni nada de eso. El 7 de octubre la alternativa democrática no perdió por falta de liderazgo. Los que votamos por que en este país haya un cambio para mejor, pacífico y electoral NO perdimos porque el CNE hay cambiado los votos. Perdimos porque nunca tuvimos oportunidad.

El fraude no estuvo en el conteo de los votos. El fraude empieza porque somos un fraude de país. ¿Como iba a ganar la alternativa democrática si en cada corte comercial de la totalidad de los canales privados había (y hay) una publicidad engañosa a favor del gobierno? ¿Que podía hacer la MUD o Capriles con 3 minutos diarios y el gobierno dispone de minutos, sino de días enteros de propaganda? Aunque Simón Bolívar hubiese resucitado entre los muertos para ser candidato presidencial, hubiese perdido contra todo el dinero del estado y sus infinitos recursos.

Los nazis decían que una mentira repetida mil veces se convierte en verdad. No se si eso sea cierto, pero en este país en donde un juego Caracas-Magallanes te hace olvidar los 50 asesinatos diarios que hay, pues todo es posible. Repitieron cuentos hasta el cansancio, el cuento del "paquetazo" que nunca nadie vio, el cuento de que íbamos a caer en crisis como "Europa", el cuento de que iba a haber violencia (porque 50 asesinatos diarios a manos del hampa no es suficiente violencia). Y al final la gente se lo creyó. Mejor dicho, prefirió creerlo. Creer que los van a sacar del refugio o del rancho. Imaginar que tienen hospitales y escuelas. Imaginar que tienen empleo o un salario decente. Imaginar que alguna vez, si se arrastran bastante, le va a quitar la polar a Mendoza y se las van a dar a ellos. Imaginar que les van a hacer un penthouse en los campos de golf del Country Club. Porque en definitiva, el venezolano es así. Si te puede joder a otro en beneficio propio no dudará en hacerlo.

Aun cuando estoy convencido que este país no tiene futuro ni esperanza, si voy a votar. Y lo haré porque no puedo entregar en bandeja de plata mi propia existencia. Al dejar de votar legitimo esta pantomima de democracia en que vivimos. Muchos piensan lo contrario, pero les aseguro que si en vez de 46% fuéramos 10%, quizás no estaría escribiendo esto en estos momentos. Si dejo que la ignorancia no tenga una voz que disienta de ella, no me convierto en un testigo, sino en cómplice de todo aquello que detesto y por lo que me iría sin pensarlo un instante de esta caricatura de país.

Y aunque los candidatos por los que vote pierdan, tendré mi conciencia tranquila. Tendré la autoridad moral de decirle al tierrúo desgraciado que me pida el favor de comprarle 4 kilos de harina pan (porque el/ella ya lleva 4): "no te las voy a pasar, jódete, sigue votando por el gobierno". No saben lo sabroso que se siente hacerlo.

Voy a votar el 16 de diciembre porque yo si soy una gente decente. ¿Que estoy jodido también? Si lo estoy, pero no me he vendido, aun tengo mi dignidad. Porque como dijo Benjamín Franklin: "Aquellos que pueden dejar la libertad esencial por obtener un poco de seguridad temporal, no merecen, ni libertad, ni seguridad."

No conozco ninguna democracia verdadera en donde un presidente haya gobernado durante 20 años. Y si la hay, o la hubo, nunca fue democracia. Las repetidas elecciones no son sinónimo de democracia, al igual que las repetidas visitas al médico no son sinónimo de salud. Pero si no votamos, van a creer que nos dimos por vencidos y le estaremos regalando nuestra libertad.

Por eso, voy a votar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Peliculas Gay Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema: Bim. Con la tecnología de Blogger.